Blog de finanzas personales

Administrar sus finanzas personales no tiene que ser una tarea desalentadora.
Como saber si estoy en buro de credito
21 Ago 2018

Como saber si estoy en buro de credito

Generador de temor, causante de preocupación y la principal razón de que muchos huyan a las transacciones monetarias, el buro de credito se ha casi transformado en un tabú dentro de la sociedad mexicana.

Hoy en día, la mayoría de la información que circula acerca de este tópico nace por rumores o falta de investigación, por lo que una gran parte de lo que se cree conocer acerca de este servicio puede ser una falsedad.

Entre las principales razones por las que es conocido, recaen su uso al momento de solicitar algún préstamo en alguna institución financiera, siendo necesario revisar que el estatus del solicitante en este portal sea positivo, todo esto con el fin de acceder a los movimientos económicos mencionados.

Una gran cantidad de individuos piensan que no son candidatos para ser partícipes de este beneficios, debido a su historial, pero revisar el estado actual individual, y tal vez comprobar que en realidad están en números verdes, es más sencillo de lo pensado.

En este blog te contamos todo lo que debes saber sobre este servicio específico, su origen, características y cómo checarlo para poder comenzar a gozar de todas las ventajas que ofrece.

¿Qué es?

Entre tantos datos de diversas fuentes acerca de la definición de este concepto, sólo se puede confiar en fuentes oficiales, usando a la Condusef, organismo gubernamental en la rama financiera del país, como medio confiable, quien explica que este servicio consta de una plataforma donde empresas privadas reciben información de quienes otorgan préstamos y la transforman en historiales crediticios, lo anterior con la finalidad de administrar el riesgo de los propios otorgantes de créditos.

¿Cuándo y dónde se usa?

Por lo general, sirve como herramienta para las organizaciones de giro económico que se encuentran validadas y reguladas por el gobierno, usándola en el momento donde un cliente desea pedir fondos prestados a través de un contrato con plazos de pago y una tasa de interés establecida.

Este perfil es manejado como una referencia sobre si el solicitante es apto o no para recibir esta subvención, revisando que tan probable es que salde su cuenta en basea transacciones similares realizadas en el pasado.

¿Cómo revisar el estado actual?

Actualmente, existen muchas compañías dedicadas a la supuesto exploración de este servicio, sin embargo, estas pudieran ser una fraude o una manera de cobrar un alto precio por algo que se puede hacer de manera más barata.

La manera más confiable y directa es a través de la misma página web de la entidad privada encargada de proveer esta base de datos, www.burodecredito.com.mx.

Una vez dentro del sitio de internet mencionado, se pueden realizar diferentes acciones para obtener información acerca del estado individual crediticio.

La primera opción disponible es la generación de un Reporte de Crédito Especial, el cual se puede consultar cada 12 meses sin ningún costo, en él se reflejan todas las solicitudes de índole financiera realizadas, las agencias que han revisado el perfil de la persona en cuestión y los plazos restantes de los compromisos realizados por el individuo con empresas relacionadas al manejo de las finanzas.

Otra de las consultas que se pueden realizar es el Mi Score, donde, después de realizar un pago de 58 pesos mexicanos, se libera el permiso para revisar con que calificación se cuenta, entre una escala entre 400 y 850 puntos, y corroborar si se tiene un estatus verde, simbolizando que se es apto para acceder a cualquier convenio económico, o estatus rojo, significando que por el momento no se cuenta con lo necesario para ser, posiblemente, tomado en cuenta al momento de acercarse a pedir fondos.

Al igual que lo mencionado anteriormente, también se puede acceder a herramientas de gran uso como las Alertas Buró, donde, por una cuota anual de 232 pesos mexicanos, se brindan utensilios necesarios para el monitoreo constante del historial. Así mismo, se puede realizar un bloqueo por un período de 3 meses, evitando consultas al perfil durante este tiempo. Adjunto a todo esto, este portal ofrece de igual manera la posibilidad de poder solicitar y comparar creditos desde la pagina, aumentando aún más el confort de los potenciales usuarios.

¿Qué hacer para corregir un mal estado?

Contrario a la creencia popular de que una vez dentro de esta lista negra ya no hay salida, existen una forma de poder borrar las acciones perjudiciales del historial y generar que el mercado recobre la confianza en el solicitante.

Una vez usando a la Condusef como autoridad en la materia, se explica que para reconstruir un estado se debe observar el tamaño de la deuda medido en UDIS, los cuales son valores de inversión especiales usados en este tipo de casos.

Si se cuenta con un saldo por pagar menos a 25 UDIS, las deudas se borran después de un año. Entre 25 y 500 UDIS, se eliminan después de dos años. Cuando oscila entre 500 y 1,000 UDIS, desaparecen al término del cuarto año y, por último, si yacen arriba de 1,000 UDIS, se pulverizan transcurridos 6 años, siempre y cuando no sobrepase la cantidad de 400,000 UDIS, de lo contrario, se encuentre en proceso judicial y/o se haya cometido un fraude

¿Es necesario?

En el mundo presente, lleno de crecimientos constantes, tener un buen historial financiero es primordial para demostrar una buena impresión ante entidades económicas, esto con el motivo de poder disfrutar de las transacciones que ofrecen. Sin embargo, existen opciones populares donde la revisión o el buen estado de este no es necesario para ser acreedor de efectivo prestado, pero siempre se recomendará realizar todo este tipo de acciones con compañías validadas, esto para no ser timados.

Conclusión

Las necesidades cambian constantemente, lo que hace necesario conocer el buro de crédito para planear las finanzas personales. Pese a la existencia de otros métodos donde no es necesario, siempre será mejor tener a las opciones verificadas en primer plano, antes de arriesgarse a un fraude.